ECUADOR, Norte y Sur


Una cosa es cierta: perderè algo. En un cruce tenemos que elegir, aunque ya sabemos que dejaremos algo atràs. Norte o sur atraen del mismo modo y el camino elegido siempre se vuelve trivial, comparado con la fascinaciòn de ir contra corriente. 

Norte o sur no importa: no se puede escapar de la inquietud, cuando èsta llama a la puerta como si fuera el recaudador de impuestos: hasta cuando no llega, estamos convencidos que esta vez se olvidò de nosotros, pero cuando toca el timbre no se puede pretender que no existe. Se quedarà cerca de la puerta hasta cuando no la abramos.

A veces tenemos que aceptar de forma simple lo que pasa, sin esforzarse para cambiar las situaciones, aunque fueran las cosas mas horribles, y vivir el sufrimiento desahogàndose de todas las lagrimas. 
La felicidad llega exactamente cuando nos disponemos a sufrir, sin pretender controlar cada situaciòn.

El tiempo harà el resto: si puede cambiar una cosa positiva para convertirla en algo trivial, nos permitirà apreciar el sufrimiento, como si fuera otra prueba que ganar para seguir viviendo. Norte o sur, no importa...

Comentarios

Entradas populares